En el pasado, cuando realizaba talleres de innovación, sentía que faltaba algo, esa chispa creativa que lleva a la acción, a abrir la mente y a aplicar realmente todo lo que construíamos en el taller. Y comprobé que cuando utilizaba dinámicas de psicología llegábamos más lejos, innovábamos más y surgían más ideas y más creativas.

Comprobé que para cambiar una organización, primero hay que cambiar uno mismo. Cambiando el mindset de tu equipo, conseguiréis llegar mucho más lejos en la innovación. Por esa razón incluí técnicas de la psicología de la Gestalt en mi herramienta para entrenar la creatividad, Creativikit®. 

Las herramientas de entrenamiento de la creatividad te convierten en un design thinker creativo, con todas las ventajas que ello conlleva, tanto si eres freelance como si lo quieres implementar en tu empresa.

¿Qué aporta el design thinking en el día a día?

Esta metodología te permite a ti o a tu empresa, adaptaros mucho más rápida y fácilmente a los cambios, algo muy útil en este contexto que estamos viviendo. La filosofía de aprender haciendo (learning by doing) consigue que paséis a la acción muy pronto, lo que aportará una experiencia muy valiosa a la hora de implementar la idea a la que hayáis llegado. Esta adaptación es también aplicable a cualquier problema que pueda surgir en el día a día de tu entorno.

Las técnicas de design thinking también reducen riesgos. Al propiciar un testeo temprano, se detectan los errores muy pronto, y se valida mucho antes si el servicio, proyecto o idea aporta realmente valor al usuario (si se trata de un nuevo producto o servicio), o a la empresa (si se trata de un nuevo proceso o modelo de negocio). Esta actitud, aplicada a la labor diaria de una empresa o de tu proyecto, es muy beneficiosa, ya que los errores se pueden solucionar antes de que sea demasiado tarde, lo que ahorra mucho tiempo malgastado y grandes costes de subsanación.

El design thinking también aporta la riqueza de la cooperación multidisciplinar, del trabajo cocreado entre diferentes perfiles. Según este método, las sesiones de trabajo en equipo deben contar con perfiles muy distintos en edad, género, profesión, punto de vista, forma de vida… de esa manera, las ideas serán diversas. Al apoyarse unos en las ideas de los otros, esa riqueza creativa será exponencial. Este mindset crea también un buen ambiente laboral, basado en la colaboración y la diversidad de ideas y perspectivas.

“La multidisciplinariedad enriquece”

La metodología design thinking también fomenta la empatía, con clientes, usuarios, colaboradores o compañeros, ya que nos muestra que ésa es la base del conocimiento que nos hará innovar correctamente y, al practicarla, se convierte en un hábito saludable que acabamos aplicando en todos los ámbitos de nuestra vida, ayudándonos a apreciar los vínculos complejos entre ideas, personas, objetos, acontecimientos o lugares.

 

¿Para qué un Design Thinking creativo?

Existen multitud de herramientas de Design Thinking, unas enfocadas a la fase de Empatizar, otras para la fase de Definir, otras para la fase de Idear y otras para la fase de Prototipar,  o llevar la idea a la acción. Y otras a la fase de Testear.

Pero para llevar al Design Thinking al extremo y hacerlo con creatividad y llegar a mejores resultados, he creado Creativikit®, el primer kit de entrenamiento creativo de alto rendimiento, para empezar con la fase de Entrenar la creatividad.

En la fase de Entrenar la creatividad, es decir, en la de desarrollar nuestro cerebro para que sea capaz de imaginar más allá de lo obvio, outside the box, es vital utilizar herramientas que aumentan la percepción y el pensamiento lateral. Para ello Creativikit® contiene muchas tarjetas de experiencias, actividades y dinámicas para que las pongáis en práctica a nivel personal, en vuestra empresa, o en vuestros workshops, si sois las personas encargadas de facilitar la innovación. Y este es el primer paso diferencial de un Design Thinker creativo.

En la fase de Empatizar utilizamos herramientas que nos permitirán descubrir los insights ocultos, las verdaderas razones de las cosas. Todas buscan encontrar esos descubrimientos mediante la Observación, la Empatía, el Análisis del contexto y las Tendencias. Algunas de ellas son Los cinco porqués, la mosca en la pared, el mapa de empatía, las entrevistas, el análisis de oportunidades o la observación de las tendencias, entre otras.

En la fase de Idear se usan técnicas de pensamiento divergente para conseguir el mayor número posible de ideas, como la Analogía (inspirarse en una idea ya creada), la Combinación (mezclar dos ideas antiguas) o la Extensión (ampliar una idea ya conocida), y de pensamiento convergente, para analizarlas, agruparlas, fusionarlas o reescribirlas, de cara a escoger entre todos la más adecuada para prototipar, para llevarla a la acción y probarla con usuarios reales.

En la fase de Prototipar disponemos de herramientas de prototipaje de baja fidelidad (prototipos realizados de manera muy básica) o de alta fidelidad (más cercanos al producto acabado, con mayor detalle). Entre las técnicas para elaborar prototipos sencillos, se encuentra el Storyboard, el Mapa mental o Lego® Serious play®. Para elaborar prototipos más detallados del modelo de negocio, una buena herramienta es el Business Model Canvas. 

En la fase de Testear volvemos al usuario para comprobar que vamos por el buen camino con nuestra idea. Muchas veces no es posible contar con un usuario, por ello también hay herramientas que nos permitirán testear in situ, y recoger feedback muy relevante. Dentro de Creativikit® puedes encontrar: la CreativiCall, RolePlay o World Café y aplicarlas en tu proceso de Design Thinking.

Inspiración para la innovación

En el Creativikit® puedes encontrar plantillas descargables mediante códigos QR, para usarlas tanto off como online, para todas ellas, pero adaptadas para facilitar aún más el trabajo del design thinker, gracias a la experiencia que he ido adquiriendo en todos estos años ayudando a las personas y a las empresas a desarrollar su creatividad e innovación para conseguir sus propósitos, ya sea crear nuevos servicios, productos, modelos de negocio, solucionar problemas, identificar nuevos retos, mejorar algunos procesos o encontrar nuevos nichos de mercado. 

Estas herramientas están dirigidas tanto a las empresas y organizaciones que desean adaptarse, reinventarse y mejorar. A todos los intraemprendedores que las forman. Como a todos aquellos profesionales que desean facilitar la innovación en las empresas, negocios o emprendimientos, de manera independiente.

Cómo ser un Design Thinker Creativo:

Si queréis saber más trucos específicos para cada fase, conocer los pasos y acceder a las herramientas, las que os menciono aquí y muchas más, para tener nuevas ideas y soluciones a cualquier reto, no os perdáis nuestro nuevo curso online de Design Thinking.

Y si quieres adquirir  Creativikit®, el primer kit de entrenamiento creativo de alto rendimiento y llevar el Design Thinking al extremo con creatividad aquí podéis conseguirlo.

Suscríbete a mi Newsletter para entrar en una comunidad creativa y estar al día de noticias, ejemplos, casos reales y tendencias relacionadas con el mundo de la creatividad, innovación y el Design Thinking. Pasa de la idea a la acción, ¡te esperamos!

SUSCRIBIRME A LA NEWSLETTER