Estos últimos meses se ha hablado mucho de la adaptación de las empresas y las personas a los cambios, es normal, dado el contexto que estamos viviendo. Pero últimamente nos topamos también con términos como “aprendibilidad”, “reskilling”, “upskilling”, “empresas caórdicas” o “competencias creativas”. ¿Qué significa todo esto? ¿Qué beneficios nos van a proporcionar? 

  • Learnability (aprendibilidad) es la hibridación o mezcla de aprendizaje más habilidad. Es la capacidad de estar continuamente aprendiendo y formándose por cuenta propia, una habilidad fundamental para adaptarse a los nuevos roles que nos toque desempeñar.
  • Reskilling (recapacitaje) es el reciclaje profesional de una persona, normalmente en habilidades digitales, pero no necesariamente, que le capaciten a realizar un nuevo trabajo o una nueva tarea dentro de su empresa o en otra compañía.
  • Upskilling (perfeccionamiento) es la capacitación adicional del profesional en otras materias para mejorarlas, perfeccionarlas o completarlas, por ejemplo, las habilidades innovadoras o creativas, que le ayuden a realizar de forma más efectiva las tareas de su puesto de trabajo y que le ayuden a encontrar las mejores soluciones a los nuevos problemas o retos.
  • Chaordic companies (empresas caórticas) son las que saben equilibrar muy bien el caos y el orden. El caos tiene forma de laberinto, el orden tiene forma de espiral. El caos es una etapa intermedia entre un orden conocido y un orden desconocido y justo ahora estamos en medio de un caos mundial que puede cambiarlo todo. Las empresas que gestionen el caos, encontrando patrones que constituyan un orden, serán las que, no solo sobrevivan, sino también crezcan.

Las competencias creativas son transversales a todas estas habilidades, las complementan y las cohesionan, son las que se necesitan para salvar tu empresa, tu proyecto o tu carrera, las que permiten surfear los cambios que no paran de surgir. Sin creatividad, no podemos aportar más valor que las inteligencias artificiales, que están destinadas a sustituirnos en muchos puestos de trabajo en los próximos años.

Y es que, a pesar del auge de las nuevas tecnologías, no es la capacidad para usarlas la habilidad más demandada por parte de las empresas, sino la creatividad. Así lo afirma el informe “Las empresas españolas frente a la revolución del reskilling”, elaborado por EY y Future for Work Institute, porque cada vez más, para superar situaciones complejas y de alto grado de incertidumbre, se necesitan soluciones creativas.

A nivel individual, en un mercado altamente competitivo, las empresas buscan candidatos creativos que aporten ideas nuevas y diferentes, que traigan a la mesa nuevas soluciones, oportunidades, modelos, procesos o formas de relación corporativa. La creatividad tiene el poder de cambiarlo todo, desde lo más pequeño hasta lo más trascendental.

También los líderes de las empresas deben ser creativos e inspiradores, y han de incentivar la creatividad en sus equipos, premiando la participación y la libre expresión de ideas y no penalizando el error o el intento, ya que estos pueden ser las bases de ideas válidas muy innovadoras.

Y lo mismo es válido para los emprendimientos disruptivos. Sin creatividad, no son más que meras copias que luchan a precio para hacerse un hueco en el mercado. Los proyectos creativos aportarán soluciones novedosas, acertadas, que realmente harán la vida del usuario o consumidor más fácil. 

Pero la creatividad hay que llevarla a la acción, con un método y unas herramientas que te ayuden a generar todas esas ideas, indexarlas, escoger las más adecuadas, prototiparlas, validarlas y, lo más importante, ponerlas en práctica.

La elección de esas herramientas es crucial para llevar a la acción la creatividad, para poner orden en el caos, para capacitar a tus empleados o para aumentar tus posibilidades de trabajo. Todos estas personas estarán más abiertas al cambio, tendrán un mindset más creativo, encontrarán nuevas oportunidades de negocio, nuevas formas de realizar los procesos de forma más eficiente y mejores maneras de solucionar los problemas. Incluso sus relaciones personales se verán beneficiadas. 

Adquiriendo un kit de creatividad, como Creativikit®, para ayudarte a organizar las actividades desde dentro de la organización o bien las que te convertirán en un design thinker creativo, estás dando el paso más importante para convertirte en agente de cambio. 

Si quieres saber más trucos específicos conocer el método y las herramientas para tener nuevas ideas y soluciones y ser más creativo en 4 pasos, no te pierdas nuestro nuevo curso online de Creatividad

Suscríbete a mi Newsletter para entrar en una comunidad creativa y estar al día de noticias, ejemplos, casos reales y tendencias relacionadas con el mundo de la creatividad, innovación y el Design Thinking. Pasa de la idea a la acción, ¡te esperamos!

SUSCRIBIRME A LA NEWSLETTER

 

[fuente imagen destacada: freepick]