Estamos en una época del año en la que solo oímos hablar de propósitos. Los tenemos a nivel personal, pero a nivel empresarial también se dan esas listas de deseos o hitos que conseguir en tu negocio. Todas las empresas están ahora en la tarea de hacer balance, que no solo es mirar lo que “toca” hacer para el año nuevo, sino también echar la vista atrás para ver qué se ha hecho durante el año anterior. 

Revisar y planificar
Las hay que solo se fijan en lo que les ha funcionado y todo lo bueno que han conseguido y planifican acciones para replicar esos logros. Importa lo positivo y no tanto lo negativo. En muchos casos, queremos tapar los errores que hemos cometido, olvidarlos. No tenemos buen feeling con el fracaso, y es que, desde nuestra infancia, nos inculcan el miedo a fallar. Tenemos un premio si lo hacemos bien y un castigo si lo hacemos mal. Culturalmente está muy mal visto equivocarse y nadie nos enseña el valor real del error. 

Por esto, cuando crecemos, nos da vergüenza admitir y contar que algo nos ha salido mal. Solo compartimos lo bonito, el éxito, sin ser conscientes de que al éxito no se llega sin haber saboreado antes el fracaso. Si nada te sale mal es que no arriesgas. Si no arriesgas, no te pasan cosas. Si no te pasan cosas, no tendrás la oportunidad de buscar soluciones nuevas. Si no buscas soluciones nuevas, no progresas. Y así podríamos estar hasta mañana. 

Analiza lo que te ha funcionado, pero también lo que no
Así que mi recomendación es que analices qué acciones te han funcionado pero también las que no. Quizás esa idea que desechaste pueda servirte si le das otra oportunidad, si le das otra vuelta. Y gracias a recoger una idea “de la basura” y a usar la creatividad para transformarla en solución, hoy existen los pósits (Post-it®). Estas notas adhesivas fueron inicialmente un error. Buscaban un pegamento muy fuerte para un proyecto de ingeniería aeroespacial, y el primer resultado fue todo lo contrario: un pegamento que apenas pegaba. Su creador comentó este error con un compañero, cuya mente abierta encontró dónde ese error podía ser una gran solución. 

Piénsalo bien: si el primero se hubiera avergonzado de su error y no lo hubiera comentado, no hubiera dado la oportunidad al segundo de aplicar la creatividad para conseguir una solución innovadora, aunque fuera para otro menester. Y hoy no tendríamos pósits (¡dime tú qué sería de nuestra vida sin este pequeño gran invento!).

Date permiso a ti y a tu equipo para fallar
Y crea un espacio de confianza. Un espacio sin juicio, que permita pensar out of the box, sin miedo a las represalias. Porque sin nuevas ideas la innovación no existe. Vivimos en un mundo en constante cambio, en el que surgen nuevas necesidades que son desafíos para nuestros negocios. No conocemos el problema, ni mucho menos la solución. Para sobrellevar esta incertidumbre, necesitamos ser flexibles, rápidos y estar dispuestos a abrazar nuevas maneras de hacer, que se nutran de la creatividad para buscar soluciones que no han existido antes. Por eso es importante ofrecer o contar con un espacio y momentos para experimentar, probar, fallar y volverte a levantar y seguir probando. De esta manera propicias el entorno idóneo para innovar en tu negocio. Ofrece también a tu equipo un espacio para que experimenten, prueben, fallen y vuelvan a probar,  y estarás propiciando el entorno idóneo para innovar en tu empresa. 

La perfección no existe
En este proceso de experimentación, no necesitamos llegar al perfeccionamiento de la solución. En nuestra cultura de no aceptar el error, también se incluye el perseguir la perfección, hecho que nos estresa, obsesiona y nos hace perder mucho tiempo. Tanto, que a veces en cuanto tenemos la solución perfecta para salir al mercado, puede que la tendencia ya haya pasado y quedemos atrás. 

En las metodologías de innovación que trabajamos en Diana Pinos Consulting promovemos el ensayo prueba-error. No hay tiempo que perder: primero comprobamos que el prototipo es útil y funciona y luego lo perfeccionamos. ¿Quieres que inspiremos la experimentación en tu empresa para que se dé la creatividad? Gracias a nuestra formación y experiencia en creatividad y metodologías de innovación, en Diana Pinos Consulting podemos ayudarte a crear un espacio de confianza para que circulen las ideas que marcarán la diferencia. Llevamos 15 años capacitando y empoderando a empresas con herramientas y recursos nuevos para obtener estrategias más innovadoras, humanizadas y transformadoras.

Suscríbete a mi newsletter para entrar en una comunidad creativa y estar al día de noticias, ejemplos, casos reales y tendencias relacionadas con el mundo de la creatividad, innovación y el design thinking. Pasa de la idea a la acción, ¡te esperamos!

SUSCRIBIRME A LA NEWSLETTER

 

 

 

[Foto de Rakicevic Nenad]